martes, 6 de mayo de 2008

UNA NUEVA ETAPA.

La verdad es que no se muy bien como empezar esto pero lo voy a intentar.Mi vida ha dado un gran cambio de un año a esta parte, todo comenzó con la muerte de mi suegro en Septiembre del 2006, una bella persona con semblante serio pero un corazón grande; Al cabo de unos días ingresaría mi madre a causa de una cardiopatía que la llevo a estar casi seis meses en un hospital, acabando desgraciadamente con su vida el 2 de julio del año pasado, a su vez yo estaba embarazada de cuatro meses de mi segunda hija, Ana, total que estuve casi todo el embarazo metida en un hospital ya que al ser hija única no tenia quien me reemplazase, yo estaba de día y mi padre de noche.En enero del año pasado nació Ana, una alegría entre tanta pena, pero la alegría duraría poco ya que en marzo del mismo año tuve que viajar con mi madre a Palma de Mallorca para someterse a una operación de corazón de la que no se recuperó.

Mi madre era mi gran apoyo, para todo, aparte de ser hija única, además soy adoptada, entonces no se, pero teníamos un lazo casi irrompible, las dos teníamos cosas que agradecernos, yo que me hubiese dado un hogar desde que tenia cuatro años, y supongo que ella recibir de mi el calor de una hija que no pudo tener.
A raíz de su muerte mi vida cambió al 100%, antes, trabajaba, mientras ella cuidaba de mi hija mayor Eva, además al medio día casi siempre comía en su casa y el día que no comía me daba la comida para que me la llevase a casa, siempre estaba pendiente de todo, bueno como todas la madres; Ahora he tenido que dejar de trabajar para poder ocuparme de las niñas, además de llevar mi casa, la de mi padre, también cuidar de el, menos mal que me lo pone fácil.
Gracias a mi marido que me trata como una reina y que siempre me ayuda en todo lo que puede.
El ha sido mi gran apoyo este año, pero hay vacíos que una pareja no puede llenar.
En febrero de este año decidí ir a un medico para perder peso, después del embarazo ya se sabe te quedan unos kilitos de mas, mi doctora además de ser endocrina, también tiene mucho de psicóloga, el hablar con ella todas las semanas me ha ayudado mucho, ella ha sido la que me ha mandado como terapia para la ansiedad el apuntarme a algo que me gustase, después de pensar y pensar a que me podía apuntar descartando el gim, ya que la gimnasia y yo no somos muy amigas, decidí apuntarme a clases de manualidades: Me gusta pintar figuras de escayola, afición a la que me introdujo mi vecina Tere, y la cual tenia apartada desde que nació mi hija Eva.
Lo primero que voy a pintar son unos búhos que le voy a regalar a Antonia mi doctora ya que los colecciona y creo que será una bonita forma de darle las gracias por sus buenos consejos.
Ya os seguiré contando.

1 comentario:

Ana y bego dijo...

Eres un ejemplo de hija tu madre estara orgullosa de ti sigue adelante cariños y besos